• Angio – TAC arterial o venoso

    –          ¿Para qué se utiliza?

    El objetivo del Angio – TAC es visualizar las arterias o las venas de una parte del cuerpo y poder determinar si presentan alguna malformación, calcificaciones, estenosis (estrechez) o aneurismas (dilatación) que puedan alterar de modo considerable su diámetro con el consiguiente riesgo de provocar enfermedad, hemorragias internas o embolias.

    Al mismo tiempo podremos observar otro tipo de lesiones y características particulares de las venas y arterias.

    También permite verificar la permeabilidad de los “stents” y de los “by-pass” en aquellos pacientes que ya hayan sido intervenidos, es decir, comprobar su adecuado funcionamiento.

    –          ¿Qué ventajas aporta frente al cateterísmo convencional?

    Como prueba de diagnóstico la principal diferencia con el cateterísmo convencional es su sencillez para el paciente, ya que no requiere ingreso ni hay que introducir ningún catéter hasta la zona a estudiar con las posibles complicaciones que eso conllevaría.

    –          ¿Para quién es apropiada esta prueba?

    En general para todas las personas a las que su médico considere oportuno solicitársela y en especial para aquellas en las que exista sospecha de enfermedad vascular, antecedentes de angina de pecho, hipertensión arterial, cefaleas vasculares, con pruebas de esfuerzo positivas, sospecha de aneurismas o trombosis e incluso como método de valoración en el caso de factores personales de riesgo cardiovascular.

    –          ¿Qué  aparato se utiliza?

    Para la realización de esta prueba se emplea un equipo de TAC helicoidal multicorte, antes denominado como TAC o Scanner. Básicamente consiste en la combinación de un emisor de rayos X que gira rápidamente en torno a la persona a estudiar mientras esta se desliza tumbado sobre un soporte a través del Gantry (orificio del TAC de unos 70 cm de diámetro por 30 de profundidad, “como una gran rosquilla”).

    De este modo, al atravesar el cuerpo los rayos X son desviados y/o atenuados por la propia materia del individuo, alteraciones que son recogidas por los detectores y que mediante una computadora de gran capacidad serán interpretadas para formar las imágenes topográficas, como si fueran finísimas lonchas de su cuerpo.

    –          ¿Necesita preparación o algún cuidado especial?

    Ninguno en absoluto, tan solo ayuno de 6 horas.

    –          ¿En qué consiste?

    La persona a la que se va explorar deberá permanecer acostada en la mesa de exploración y en una vena de un brazo, preferiblemente en el derecho, se le pondrá una vía venosa mediante una aguja más o menos similar a la que se emplea para un análisis de sangre y a través de la cual se le inyectará el contraste intravenoso.

    En el momento justo de la toma de datos deberá permanecer inmóvil y mantener la respiración durante unos pocos segundos (no más de 8) para evitar el movimiento del pecho y el abdomen y de este modo asegurar una buena definición de la imagen.

    –          ¿Qué es el contraste intravenoso?

    Es un líquido que contiene yodo y que al mezclarse con la sangre nos permite diferenciar las arterias y venas del cuerpo.

    Cuando se introduce en el cuerpo suele producir una sensación de calor intenso e incluso un sabor raro en la boca que en pocos segundos desaparece por sí solo.

    Se elimina por la orina y salvo en el caso de personas con insuficiencia renal o alérgicas no requiere especial atención.

    –          ¿Cuánto dura la prueba?

    Lo que es la toma de datos radiográficos en sí no más de 10 segundos, si bien teniendo en cuenta la explicación que nuestro personal le dará en la propia sala y la aclaración de las dudas que puedan surgir, la colocación de la vía venosa, la preparación del equipo y demás necesidades técnicas podemos afirmar que en total unos 15 minutos. Tiempo tras el cual usted podrá retomar su vida normal sin ningún tipo de molestia o atención especial.

    –          ¿Duele?

    Lo único que le puede molestar algo es la colocación de la vía venosa, más o menos como cuando le toman una muestra de sangre para un análisis.

    Por lo demás, las molestias del contraste son pasajeras y apenas duran un minuto.

    –          ¿Y los resultados?

    Los datos que se obtienen (varios cientos de cortes) deberán ser procesados para crear las imágenes en 2 y 3 dimensiones que los radiólogos tendrán que estudiar con detenimiento para posteriormente emitir el informe escrito que le será entregado junto con un CD, en el que se incluyen las distintas recreaciones virtuales de sus arterias coronarias con las medidas de interés y reseñando aquellas zonas donde se encuentre la patología.

    Con ese informe deberá acudir a su médico, que será quién valore la necesidad de instaurar o no algún tipo de tratamiento o medida correctora según sus circunstancias particulares.

  • Cita Online
    La Rosaleda
    |
    981 551 225
    La Esperanza
    |
    981 57 82 50
    Lalín
    |
    986 78 74 64

  • Atención a lesionados en
    accidentes de tráfico
    La Rosaleda
    La Esperanza
    628 323 898
    Lalín